Vacunas para Perros y Gatos: ¿Protección Vital o Negocio Farmacéutico?

 

María Fernanda Ávalos
<p><b>Vacunas para Perros y Gatos: ¿Protección Vital o Negocio Farmacéutico?</b></p> <p> </p>

A lo largo de los años, hemos visto en redes sociales y medios públicos cómo algunas personas se oponen a una de las herramientas más importantes de la salud: las vacunas. No sólo es fundamental vacunarnos a nosotros mismos, sino que también debemos asegurarnos de que nuestras queridas mascotas estén protegidas. Pero, ¿realmente son necesarias las vacunas para nuestros peluditos? ¿Qué enfermedades previenen? ¿Qué sucede si decidimos no vacunarlos por temor a que les hagan daño?

¿Son Necesarias las Vacunas para Nuestros Peluditos?

Sí, las vacunas son esenciales para la salud de nuestros perros y gatos. Protegen contra enfermedades graves y, en muchos casos, potencialmente mortales. Al vacunar a tu mascota, no solo lo proteges a él, sino que también ayudas a prevenir la propagación de enfermedades en la comunidad canina.

¿Qué Pasa si No Vacuno a Mi Mascota?

Se cree que los gatos no necesitan vacunas porque se cuidan “solos”, pero esta creencia es totalmente falsa y peligrosa. Si decides no vacunar a tu gato o perro, lo expones a un alto riesgo de contraer enfermedades graves. Además, algunas de estas enfermedades pueden ser contagiosas para otros animales e incluso para los humanos. No vacunar a tu peludito puede resultar en altos costos de tratamiento veterinario y, en el peor de los casos, en la pérdida de tu mascota.

Mitos y Realidades sobre las Vacunas

  • Mito 1: Las vacunas pueden causar autismo o enfermedades crónicas.
      • Realidad: No hay evidencia científica que respalde estas afirmaciones. Las vacunas son seguras y los efectos secundarios graves son extremadamente raros.
  • Mito 2: Mi perro/gato no necesita vacunas porque no sale de casa.
      • Realidad: Incluso los animales de interior pueden estar expuestos a enfermedades infecciosas. Las personas pueden traer patógenos en su ropa y zapatos, y algunos virus pueden entrar a través de ventanas y puertas. Las vacunas protegen contra estas posibles exposiciones.

    • Mito 3: Las vacunas pueden causar la enfermedad que se supone deben prevenir.
      • Realidad: Las vacunas modernas están diseñadas para no causar la enfermedad. Pueden producir una respuesta inmunitaria leve, como fiebre o letargo, pero no la enfermedad misma. Estos efectos secundarios son generalmente leves y temporales.

    • Mito 4: Los animales mayores no necesitan vacunas.

      • Realidad: Los animales mayores pueden tener sistemas inmunitarios más débiles y pueden estar en mayor riesgo de contraer enfermedades. Las vacunas siguen siendo importantes para ellos, aunque la frecuencia de las vacunaciones puede ajustarse según las recomendaciones del veterinario.

    • Mito 5: Las vacunas solo son necesarias una vez.

      • Realidad: Muchas vacunas requieren refuerzos para mantener la inmunidad. Los esquemas de vacunación pueden variar, pero las vacunas de refuerzo son esenciales para garantizar una protección continua contra enfermedades.

    • Mito 6: Las vacunas pueden causar autismo en los animales.

      • Realidad: No hay evidencia científica que respalde esta afirmación. El mito del autismo relacionado con las vacunas proviene de información errónea sobre vacunas en humanos y no tiene base en la medicina veterinaria.

    • Mito 7: Si mi mascota parece saludable, no necesita vacunas.

      • Realidad: Las vacunas son preventivas, no curativas. Un animal puede parecer saludable pero estar en riesgo de contraer enfermedades infecciosas. Vacunar a las mascotas saludables es crucial para mantener su salud a largo plazo.

    • Mito 8: Es más seguro espaciar las vacunas en lugar de administrarlas todas juntas.

      • Realidad: Los veterinarios siguen esquemas de vacunación basados en investigaciones científicas para maximizar la eficacia y seguridad. Espaciar las vacunas sin el consejo de un veterinario puede dejar a las mascotas vulnerables a enfermedades.

    • Mito 9: Los efectos secundarios de las vacunas siempre son graves.

      • Realidad: La mayoría de los efectos secundarios de las vacunas son leves y temporales, como un poco de dolor en el sitio de la inyección, letargo o una ligera fiebre. Los efectos secundarios graves son muy raros y los beneficios de la vacunación superan con creces los riesgos.

    • Mito 10: Las vacunas son solo una forma de ganar dinero para los veterinarios.

      • Realidad: Las vacunas son una parte esencial de la atención preventiva y ayudan a evitar enfermedades graves y costosas. La vacunación adecuada puede ahorrar dinero a largo plazo al prevenir enfermedades que podrían requerir tratamientos caros. Consulta siempre con un veterinario para obtener información precisa y actualizada sobre las necesidades de vacunación de tus mascotas.

    Guía Completa sobre las Vacunas que se Deben Poner a los Perros

      En este blog, explicaremos las vacunas más importantes que todo perro debe recibir, el calendario de vacunación recomendado y algunos consejos para asegurar que tu perro se mantenga saludable.

      1. Vacunas Esenciales (Core Vaccines)

      Estas vacunas son consideradas esenciales para todos los perros, independientemente de su entorno, ya que protegen contra enfermedades que son altamente contagiosas y peligrosas. 

      • Rabia: Esta vacuna es INDISPENSABLE no solo por la salud de tu perro, sino también por razones de salud pública. La rabia es una enfermedad viral que puede ser transmitida a los humanos y es casi siempre fatal una vez que aparecen los síntomas. La primera dosis se administra alrededor de los 3-4 meses de edad y luego se requiere una revacunación periódica, según las leyes locales (generalmente cada 1-3 años)

      • Moquillo (Distemper): El moquillo es una enfermedad viral grave que afecta el sistema respiratorio, gastrointestinal y nervioso de los perros. La vacuna se administra en una serie inicial de 3-4 dosis comenzando a las 6-8 semanas de edad, seguida de revacunaciones anuales o cada tres años.

      • Parvovirus: Esta enfermedad viral altamente contagiosa afecta el sistema gastrointestinal de los perros, causando vómitos severos y diarrea. La vacunación sigue un calendario similar al del moquillo, con dosis iniciales comenzando a las 6-8 semanas de edad y revacunaciones posteriores.

      • Leptospirosis: Esta bacteria puede causar insuficiencia renal y hepática y puede transmitirse a los humanos. Se recomienda para perros en áreas con alto riesgo de exposición a agua contaminada o animales silvestres.

      • Parainfluenza: A menudo se incluye en la vacuna combinada con otras enfermedades respiratorias. Ayuda a prevenir infecciones virales que pueden provocar tos y problemas respiratorios.

      • Adenovirus (Hepatitis Canina): Protege contra el adenovirus tipo 1, que causa hepatitis infecciosa, y el adenovirus tipo 2, que causa enfermedades respiratorias. La vacunación suele combinarse con la de moquillo y parvovirus (vacuna triple viral).

      2. Vacunas No Esenciales (Non-Core Vaccines)

      Estas vacunas se recomiendan en función del estilo de vida del perro y su riesgo de exposición a ciertas enfermedades.

      • Bordetella (Tos de las perreras): Recomendada para perros que frecuentan lugares con alta concentración de perros, como guarderías, parques y refugios. Se puede administrar de forma intranasal, oral o inyectable.
      • Lyme (Enfermedad de Lyme): Recomendado para perros en áreas donde las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme son comunes.

      3. ¿Qué cubren las vacunas quíntuple, séxtuple y variantes? 

      La vacuna conocida como quíntuple refuerza el sistema inmune de tu perro contra estas 5 enfermedades: distemper, parvovirosis, leptospirosis, parainfluenza y adenovirus.

      La vacuna séxtuple protege contra Moquillo, Hepatitis, Adenovirosis, Parainfluenza, Parvovirosis y Leptospirosis; mientras que la óctuple protege las mismas de la séxtuple más protección contra el Coronavirus. 

      La vacuna Kc ayuda a reducir los síntomas clínicos de la tos de las perreras causados por Bordetella bronchiseptica y el virus de la parainfluenza canina, además de disminuir la excreción viral.

      4. Calendario de Vacunación

      Se recomienda iniciar un calendario de vacunación entre las 6-8 semanas del cachorro y posteriormente seguir las recomendaciones de tu Médico Veterinario. 

      Después del primer año, las vacunas de refuerzo se administran generalmente cada 1-3 años, según la vacuna específica y las recomendaciones veterinarias.

      Guía Completa sobre las Vacunas que se Deben Poner a los Gatos

      Las vacunas necesarias para los gatos

      Pueden variar según la región y el estilo de vida del gato (interior o exterior), pero hay algunas vacunas que se consideran esenciales:

      1. Rabia:
        • Protege contra la rabia, una enfermedad mortal que afecta a animales y humanos. Generalmente requerida por la ley en muchas áreas.
      2. Triple Felina (FVRCP):
        • FVR: Rinotraqueítis Viral Felina (Herpesvirus felino tipo 1).
        • C: Calicivirus felino.
        • P: Panleucopenia felina (también conocida como moquillo felino).

      Vacunas recomendadas

      Éstas son en caso de que tu gato tenga acceso al exterior y a otros gatos.

      1. Leucemia Felina (FeLV):
      • Este virus puede causar neoplasias en aproximadamente el 30% de los gatos infectados y también puede contribuir a otras enfermedades infecciosas o causar anemia. 
      1. Bordetella:
      • Protege contra Bordetella bronchiseptica, una bacteria que puede causar infecciones respiratorias. Puede ser recomendada en situaciones de alto riesgo, como en refugios o criaderos.
      1. Clamidiosis (Chlamydophila felis):
      • Protege contra una bacteria que puede causar infecciones oculares y respiratorias. Recomendable en entornos con alta densidad de gatos.

        Esquema de Vacunación

        El esquema de vacunación puede variar, pero generalmente sigue este patrón:

        1. Gatitos:
          • Primera vacunación: entre 6 y 8 semanas de edad.
          • Refuerzos: cada 3-4 semanas hasta las 16-20 semanas de edad.
        2. Gatos Adultos:
          • Refuerzos anuales o cada 3 años, dependiendo de la vacuna y las recomendaciones del veterinario.

        Es fundamental consultar con un veterinario para establecer el plan de vacunación más adecuado para tu gato, considerando su salud, entorno y riesgos específicos.

        Consejos para la Vacunación

        • Consulta con tu veterinario: Cada perrito y gatito es único, y tu veterinario puede recomendar un plan de vacunación adaptado a las necesidades específicas de tu mascota.
        • Mantén un registro: Lleva un registro de todas las vacunas que tu peludito ha recibido para asegurarte de que esté al día con sus refuerzos.
        • Observa a tu mascota: Después de la vacunación, obsérvale por cualquier reacción adversa, como letargo, hinchazón en el sitio de la inyección o fiebre, y contacta a tu veterinario si notas algo inusual.

        Mantener a tu perrito y gatito al día con sus vacunas es una de las mejores maneras de asegurarte de que se mantenga saludable y protegido contra enfermedades graves. Al seguir un calendario de vacunación adecuado y trabajar estrechamente con tu veterinario, puedes proporcionar a tu amigo peludo la mejor defensa posible contra una variedad de enfermedades.


        Volver a Blog